Con la tecnología de Blogger.
RSS

Reflexión de un entrenador sobre el compromiso en el deporte

Hoy es uno de esos días en los que a uno le da por pensar después de ver como se le quita la ilusión a unas niñas por la mala gestión y la falta de responsabilidad de otras. El que lea estas primeras líneas probablemente se estará preguntando de que va todo esto pero yo se lo voy a explicar.
Cuando unos padres apuntan a sus hijos en una actividad deportiva, deben o tienen que entender, que al mismo tiempo están adquiriendo un compromiso con el resto de integrantes que componen un equipo, en el caso de que se trate de un deporte colectivo.
En muchos casos, o en algunos por lo menos, los niños no tienen la culpa de no asistir a un entrenamiento o a un partido, ya que dependen de sus padres para que les traigan, les lleven o les recojan y ese compromiso es el que deberían asumir los adultos cuando apuntan a su hijo a una actividad deportiva de grupo. Porque a fin de cuentas la decisión de uno no le perjudica sólo a el/ella, sino que va en detrimento del resto de los componentes del equipo.
Independientemente de que luego los resultados sean positivos o negativos hay que tener en cuenta que el deporte no construye el carácter sino que lo revela. El baloncesto no es sólo ganar, que es importante, también es un medio para descubrir valores que sirven en la vida:constancia, formación, compromiso, respeto, esfuerzo, amistad, diversión... La responsabilidad de un entrenador va más allá de enseñar técnica y táctica, sobre todo en las categorías de base y formación. Tenemos una responsabilidad grande en la formación de personas. ¡¡¡Pero ustedes como padres también!!! Y estos valores no se enseñan si relego al deporte ( baloncesto en este caso ) a un segundo plano o lo uso como excusa por no saber el tipo de sanción a imponer ante un mal comportamiento de mi hijo/a.
Forjar un equipo ganador requiere que los jugadores renuncien a sus intereses personales, pero los padres tambien, por un bien mayor y así el conjunto sume más que la suma de sus partes. En el baloncesto, igual que en cualquier deporte, muchas veces se pone demasiado énfasis en el éxito y en el fracaso y muy poco en como la persona progresa a través del esfuerzo. No puedes medir tu éxito si nunca has fallado.
Así que la próxima vez que apunten a sus hijos en algún sitio para realizar una actividad deportiva, piensen si ustedes también están dispuestos a sacrificarse por el bien del conjunto.

Francisco Javier Embeita
Entrenador de baloncesto y educador.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios:

ramos dijo...

completamente de acuerdo.por ese motivo apunte a mi hijo a un juego de"equipo", por el compromiso con los demas, la constancia,responsabilidad, respeto, aprender de errores propios y ajenos,

me alegro de haber descubierto el blog, solo una cosita, faltan fotos masculinas, ,,,,de ninos me refiero
gracias

Publicar un comentario